Los sheks también saben amar

“Mi amigo Óscar es uno de esos príncipes sin reino que corren por ahí esperando que los beses para transformase en sapo. Lo entiende todo al revés y por eso me gusta tanto. La gente que piensa que lo entiende todo a derechas, hace las cosas a izquierdas, y eso,viniendo de una zurda, lo dice todo. Me mira y se cree que no le veo. Imagina que me evaporaré si me toca y que, si no lo hace, se va a evaporar él. Me tiene en un pedestal tan alto que no sabe cómo subirse. Piensa que mis labios son la puerta del paraíso, pero no sabe que están envenenados. Yo soy tan cobarde que, por no perderle, no se lo digo. Finjo que no le veo y que sí, que me voy a evaporar…

Mi amigo Óscar es uno de esos príncipes que harían bien manteniéndose alejados de los cuentos y de las princesas que los habitan. No sabe que es el príncipe azul quien tiene que besar a la bella durmiente para que despierte de su sueño eterno, pero eso es porque Óscar ignora que todos los cuentos son mentiras, aunque no todas las metiras son cuentos. Los príncipes nunca son azules y las durmientes, aunque sean bellas, nunca despiertan de su sueño.

Óscar es el mejor amigo que nunca he tenido y, si algún día me tropiezo con Merlín, le daré las gracias por haberlo cruzado en mi camino” (Carlos Ruiz Zafón ‘Marina’).

Por devolvernos a ambas la vida.

Anuncios

Natillas de chocolate y nata

Bebo. Pienso. Extraño. Tengo. Libertad. Miedo, mucho. Ganas, más. De seguir gritando con manos medio muertas mientras nada cambia; ni de año, ni de acera, ni de ropa, ni de estrella. Seguir siendo.

Mientras ellos siguen muriendo y el mundo girando. Ellos y Ella. Porque cuando la existencia se detiene, se escribe lo pasado o lo imposible. Y a mí aún me quedan ganas de escribir por ellos; aunque la vida sea una puta y los de aquí muy perros.

África united

#periodismorealya

“Las libertades de expresión e información son, en la actualidad, derechos constitucionales que aparecen específicamente previstos, reconocidos y protegidos en el artículo 20 del Texto Constitucional. Sin embargo, como cualquier otro derecho, estos tienen unas ciertas limitaciones que vienen establecidas en el artículo 18 de la Constitución: se trata de los derechos a la intimidad personal y familiar, al honor y a la propia imagen”. (‘Las libertades de expresión e información y sus límites’ Aurelia María Romero Coloma).

¿Dónde estás? ¿Dónde estás (co)razón? 

En los últimos años, muchas listas de publicaciones periódicas han hecho del escándalo y del sensacionalismo indiscreto su medio de vida. Escogen a un personaje, lo exprimen al máximo y cuando ya no puede aportar nada que satisfaga a su público hambriento de morbo, lo tiran a la basura con medio millón en cada bolsillo. No sé qué me da más pena, si la bajeza de quien vende su dignidad por un fajo de billetes o la degradación tan absoluta en que la prensa rosa está sumiendo a una profesión que debería ocuparse de salvar el mundo en vez de parodiar vidas sin sentido que sobreviven a base del chismorreo y el sensacionalismo más absurdos. ¡Periodismo real YA!

Prensa rosa en acción

En el lado opuesto al escándalo rosa, protegiendo cautelosamente su intimidad, encontramos a un gran número de personajes conocidos que no están dispuestos a airear su vida privada. ¿El precio que han de pagar por guardar silencio? Asaltos periodísticos, ataques varios y demás barbaridades de instinto animal. Si no es por las buenas, tendrá que ser por las malas. ¿Es que hemos perdido el norte? Parece que muchos periodistas han olvidado los límites que traen consigo aquellos derechos de los que tanto alardean. Vergonzoso. Un verdadero profesional de la información nunca, bajo ningún concepto, puede dañar los intereses de las personas; ni siquiera en una época como la actual, en que las barreras de lo privado no se anuncian lo suficientemente fuertes y son traspasadas con facilidad por aquellos sectores de profesionales de la información poco escrupulosos a la hora de divulgar las noticias.

Con mucha frecuencia, se han planteado verdaderos conflictos entre la vida privada, por un lado, y la amplitud informativa por otro. Aquí entramos en el polémico asunto de si estas personas que gozan de notoriedad pública pueden o no exigir el respeto a su vida privada. En realidad, cuestionarse algo así es símbolo de la majadería y necedad más absolutas pues el famoso o la famosa en cuestión ante todo y sobre todo es persona. Nadie puede negarle ni boicotearle su derecho a la intimidad, ¡nadie! La prensa debería ofrecer el mismo respeto a alguien que quiere desnudar su vida ante las cámaras de televisión, que a aquel que prefiere vestirla con cuello alto y botas de montaña. Si es no, es no. Si es sí, ¡adelante hiena hambrienta!

¡No me mires, que me estoy cambiando! 

Uno de los aspectos que han guardado siempre más relación con el derecho a la intimidad es la imagen. Todo individuo tiene derecho a que su imagen no se reproduzca de tal forma que perjudique o dañe su vida privada. Cuando estas imágenes se obtienen indebidamente, aunque no se exhiban o difundan, el ataque a la intimidad se ha consumado, puesto que se está interfiriendo arbitrariamente en la esfera privada. De nuevo parece que los personajes más conocidos tienen el derecho a su propia imagen –así como el derecho a su intimidad– disminuido o restringido, en base, precisamente, a su proyección pública o social. Aquí entra en juego, de modo inevitable, la colisión entre dos derechos fundamentales y en ocasiones contrapuestos: el derecho a la propia imagen y la libertad de información. Cuando la divulgación de la imagen obedece exclusivamente a la loable finalidad de satisfacer la exigencia pública de información, algo que ocurre constantemente, no puede afirmarse que se haya producido una intromisión ilegítima. Pero por favor, informar no es mostrar el bikini que Menganita lucía en Honolulú o el desnudo de Fulanito junto a su esposa veinte años menor. Informar tampoco es dar a conocer las estrías de la una y los kilitos de más de la otra.  Paparazzi, fotógrafos profesionales o simples aficionados…los objetivos de vuestras cámaras se merecen ser testigos de cosas mucho más trascendentes que meras carnes traicioneras y besos furtivos. Sed útiles para el mundo.

Y así como los pueblos sin dignidad son rebaños, los individuos sin ella son esclavos.

La importancia que han adquirido hoy en día los medios de comunicación social y la gran utilización de que son objeto, por su poder de difusión de las noticias, es evidente a todas luces. Estos instrumentos pueden convertirse en peligrosos según la causa o los fines a los que sirvan. El mero chismorreo, la satisfacción de la curiosidad morbosa, el sensacionalismo artero y la deformación interesada y manipuladora de la libertad de las personas, son capaces de manchar nombres y destrozar vidas; sin embargo, es difícil hacer a un hombre miserable mientras sienta que es digno de sí mismo. En otras palabras, sin dignidad no eres nadie ni nada.

 (La mayor parte de la información ha sido obtenida de ‘Las libertades de expresión e información y sus límites’ por Aurelia María Romero Coloma).

Cueces o enriqueces

Se habla de libertad de expresión e información en los medios, de objetividad y honestidad. Yo hablo de promiscuidad empresarial, silencios informativos y autocensuras. El periodismo libre, desbocado y sin frenos al que futuros profesionales de la información soñamos con dedicarnos en cuerpo y alma lleva años desaparecido. Hay quienes esperan encontrarle con vida algún día y luchan porque su espíritu no decaiga, otros simplemente agachan la cabeza y siguen en su cómoda posición de títeres manipulables. Show must go on. Sabes de lo que hablo; aquí todo el mundo lo sabe y sin embargo nadie hace nada. ¿’Falta de pruebas’? Me da la risa. ¿Vamos a seguir consintiendo que periódicos que comienzan con vocación de participación empresarial colectiva terminen traicionados por sus directivos y vendidos al capital financiero? Por favor, ¡merezcámonos ser llamados PERIODISTAS!

No hacen el periódico sus redactores, sino sus abonados.

Detrás de cada onda radiofónica, imagen televisiva o palabra impresa se articula, por desgracia, una inmensa red de intereses y beneficios económicos que oprime, impone y coacciona. Hace años que los directores de muchos medios de comunicación han claudicado de su poder de decisión en los mismos y otorgado tal responsabilidad a gerentes y directores de marketing, quienes a cambio, aseguran sus fuentes de financiación y colman al medio de promociones ‘salvavidas’. Vende tu alma al diablo. A raíz de estos trueques desequilibrados y venenosos surgen frecuentemente alianzas, aparentemente contra natura, entre las grandes empresas. Me explico: el sacrosanto principio neoliberal de la competitividad como garantía del buen quehacer profesional no se cumple en los grupos de comunicación actuales. Hay corporaciones, supuestamente competidoras, que tienen proyectos empresariales comunes; así la productora de un grupo que tiene una televisión, por ejemplo Mediapro, produce programas para otra cadena rival. También es el caso de Mediaset, que participa en diferentes televisiones supuestamente competidoras entre sí, como Telecinco, Cuatro (aunque ahora ya se han fusionado) y hasta Veo TV, de Unidad Editorial. Además hay dinero de Berlusconi (Mediaset) en El País y El Mundo, el agua y el aceite de la prensa española. Lamentable, pero cuando se trata de dinero todos parecen ser de la misma religión.

 La libertad de expresión acaba cuando aparecen   el dinero y los nombres propios.

Resulta hasta cómico, pero    reflexionen, es completamente  cierto: los medios, cuyo deber es informar, poco nos informan a todos nosotros de ellos mismos; ¿sabemos por ejemplo quiénes son los dueños de ciertas empresas de comunicación?, ¿qué bancos les prestan dinero?, ¿con qué otras empresas mantienen relaciones? Los grupos de comunicación que se  presentan como reveladores de tramas, corrupciones y verdades, pueden ser los más celosos cómplices del silencio cuando sus intereses andan en juego. Javier Ortiz contaba en 2001 cómo los medios de comunicación en Murcia silenciaron la presencia de la legionela (responsable de toda una epidemia en la ciudad) en las torres de refrigeración de El Corte Inglés. ¿Por qué? Este famoso centro comercial es uno de los principales anunciantes de España. Ocupa un lugar de honor en todos los periódicos, en todas las radios comerciales y en todas las televisiones españolas. Nadie quiere enfadarlo.

Prensa española, tiene una voz llena de dinero, ¿se lo han dicho antes? Siento rabia porque parece que solo existe un maldita línea ideológica: la de la defensa del mercado y el ocultamiento o ataque a cualquier ideología que defienda cambios en las estructuras económicas dominantes. Una vergüenza. Si a todo lo anterior, le añadimos la connivencia con el poder político como elemento distorsionador de la libre competencia entre los grupos empresariales, me pueden decir ¿qué sentido tiene ser periodista hoy en día cuando se ha traicionado la esencia misma del periodismo? Ninguno. Y sin embargo mírame. Aquí estoy estudiando periodismo, negándome a admitir que todo está perdido, preparada para defender aquello en lo que creo; sin prisas, sin miedos. Con fuerza.

‘No permitas que nadie diga que eres incapaz de hacer algo, ni si quiera yo. Si tienes un sueño, debes conservarlo. Si quieres algo, sal a buscarlo, y punto. ¿Sabes?, la gente que no logra conseguir sus sueños suele decirles a los demás que tampoco cumplirán los suyos’ (Will Smith ‘En busca de la felicidad’). La prensa necesita creer que puede cambiar.

 

Se fue de madrugada, no quiso ser de nadie.

(La mayor parte de la información está sacada de ‘Traficantes de información. La historia oculta de los grupos de comunicación españoles’ por Pascual Serrano)

Aquí os dejo una serie de páginas donde hace aparición la censura de la que vengo hablando. Lean y abran bien los ojos, es importante:

http://www.latribuna.hn/2012/03/22/periodistas-denuncian-censura-a-los-medios-venezolanos-por-presunta-contaminacion/

http://www.el-nacional.com/noticia/29649/16/Diputada-Figuera-rechaza-nueva-oleada-de-censura-a-medios-de-comunicacion.html

http://www.desarrolloweb.com/actualidad/mas-censura-control-internet-6759.html

http://ecodiario.eleconomista.es/internacional/noticias/3876930/04/12/congreso-de-ecuador-votara-polemica-ley-de-comunicacion-el-11-de-abril.html

Change right now!