15-S(ueños); dos milenios “después” de Cristo.

Mamá dice que hemos venido hasta aquí porque unos señores de traje y corbata que salen en la tele están dando azotes y zapatillazos en el culo a gente que no se lo merece. Y también porque hace tiempo que cambiaron el Disney Land inicial por dosis diarias de dentistas. Dentistas con batas y mascarillas, ¿sabéis? De esos que tienen sonrisas demasiado grandes, una caja de herramientas con formas diabólicas a mano y lo de la anestesia les suena a chino mandarín. Me hice pipí cuando me lo contó. Sin embargo ella mantuvo hasta el final de la historia esa mirada desafiante de quien está seguro de que va a ganar mucho antes de saber exactamente a qué está jugando.

¡Cuántos colores! ¡Y cuantísimas personas! Además, llevan silbatos y carracas, ¡qué guay! Papá nunca me quiso comprar un pito de esos (bueno, en realidad he tenido como unos diez y los he perdido todos. Soy un desastre). A mi alrededor hay bomberos, policías, mineros. Profesores de universidad, de instituto y seños como la mía. Niños y niñas. Papás y mamás. Abuelos y abuelas. Altos, medianos y bajos. Gorditos, normales y flacuchos. Blancos-nieve, marrones claritos y chocolates espesos. ¡Incluso sillas de ruedas supersónicas! Unos hablan modo cómplice on, otros se miran en descuidos de última hora como asintiendo con las pestañas; mis padres gritan y se despeinan y se calman y se vuelven jóvenes. Y yo…a mí no me queda otra que temblar.

Plaza Doctor Gregorio Marañón (Madrid)

Ingenio en el Paseo de la Castellana (Madrid)

Ayer, 15 de septiembre del mortal y a todas luces engañoso 2012, alrededor de medio millón de personas (según fuentes sindicales), “65.000”, ‘corrigió’ la Delegación del Gobierno, convocadas por la Cumbre Social (unión de más de 217 colectivos: sindicatos, ONGs, asociaciones de consumidores, feministas, profesores…) partieron desde distintos puntos de la capital española para confluir a plena luz del Sol (12 a.m.) en la plaza de Colón.

Desembocadura del Paseo de la Castellana en la plaza de Colón (Madrid)

Las reformas que el Partido Popular ha venido aplicando desde el mismo instante en que se hizo con el poder en octubre del año pasado (contrarias, por otra parte, a todas aquellas medidas que adornaban la candidatura de Marianín) han sido el desencadenante tanto de ésta, como de las decenas de manifestaciones que se suceden a diario en toda España desde hace ya algún tiempo.

Puente elevado sobre el Paseo de la Castellana (Madrid)

Galicia presente en el Paseo de la Castellana (Madrid)

Las aparentes ovejitas obedientes y ciegas con las que Rajoy y compañía contaban han dejado de serlo (si es que alguna vez lo fueron) y ahora exigen al Gobierno que convoque un referéndum y guarde su afilada tijera en el bolsillo derecho por si su impulso de recortar es irrefrenable; así empieza por lo que tiene más cerca.

Gran consejo del Paseo de la Castellana (Madrid)

Paseo de la Castellana (Madrid)

Paseo de la Castellana (Madrid)

Verde, naranja, blanca, violeta, negra…Las mareas se entremezclaron con personas del norte, sur, este y oeste español, bomberos “quemados”, profesores con horarios desorbitados y salarios ridículos, policías y mineros. Banderas sindicales, republicanas y de comunidades autónomas, globos, chapas, pancartas al son de: “Quieren acabar con todo”, “Tu lujo es mi hambre”, pitidos y esperanza.

Bomberos por el Paseo de la Castellana (Madrid)

Bombero “quemado” (Plaza de Colón, Madrid)

Varios miembros de Izquierda Unida y de la dirección del PSOE hicieron acto de presencia cambiando sus cómodas y blanditas butacas del Congreso por el duro y frío suelo de la calle (exceptuamos eso sí al secretario general socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba y al número dos, Elena Valenciano).

Ignacio Fernández Toxo, secretario general de CC.OO., durante el discurso final de la concentración habló de una nueva huelga general como “desenlace inevitable” de un país que lo está perdiendo todo (excepto a sus políticos; esos no salen ni con agua hirviendo). “La llave de la huelga general la tiene el presidente del Gobierno. Llegaremos tan lejos como el Gobierno quiera llegar”, advirtió.

Plaza de Colón tras el discurso final (Madrid)

La manifestación, pacífica y tranquila, se saldó con cuatro detenidos por “resistencia a la autoridad” (versión de la Delegación del Gobierno); versión 15-M: por la pancarta alentadora de la convocatoria prevista para el 25 de septiembre (Rodea el Congreso) que los manifestantes llevaban consigo.

Plaza de Colón (Madrid)

Nunca sabremos el verdadero motivo, amigos míos. Lo que sí os puedo asegurar es que el broche de oro de la protesta lo pusieron una Ana Belén y un Víctor Manuel muy jóvenes. ¿Cómo? Pues abriendo y cerrando murallas; no podía ser de otra manera.

 — ¡Tún, tún!
—¿Quién es?
—Una rosa y un clavel…

Colección de náuseas volumen I

Mendigos de frontera. Individuos sin rostro. Vidas fantasmas que huyen como consecuencia de vaya usted a saber qué maldición gubernamental. Más “sin” que “con”; más muerte que vida.

Ya no es sólo Negra el África, señores. Ahora todos vivimos al amparo de una inmensa sombra que, expandiéndose a  velocidad incierta, amenaza con sumir en lo más opaco del color cada rincón del planeta. ¿No me creen? Miren, miren: Raúl, de 19 años, es un olvidado del Magreb más pobre; Galo, y Lamine representan dos de los 160 desahucios diarios con que España premia a sus habitantes; Joaquín es una víctima de la reforma laboral del nuevo gobierno (desempleado pisoteado) que engruesa actualmente las filas del paro español; Emanuel Mukasa simboliza el exponente máximo de locura que el ser humano es capaz de alcanzar; Anita Ramos es cómplice del sacrificio que conlleva el salir en busca de una vida digna. Y la lista  de afectados por las barbaries terrenales va en aumento. Como ven, hace tiempo que se dejó de vivir para pasar a un estado de subsistencia perpetuo.

                        Fotografía: Ana Hernangómez de Pedro

El que la Tierra (nuestra Tierra) esté maniatada en un sótano oscuro, sudando de miedo y con un gatillo tensado en la sien, no ayuda en absoluto. Y la naturaleza humana como tal, digamos que lo empeora aún más. La historia es esta: de moléculas de hidrógeno nacieron bombas atómicas, y el resto es simple decorado. Las exportaciones de armas, que registraron un aumento del 100% en nuestro país allá por el 2011, cambian al fantasma de la crisis por mutilaciones variopintas y rentabilidad en los gobiernos capitalistas. El muerto a 100$. ¿De verdad me están queriendo decir que fomentamos la muerte de millones de personas para ensuciar nuestras miserables vidas con unos beneficios económicos que se ahogan en la sangre que los ha producido? ¿Hasta tal punto de deshumanización hemos llegado? Me río de Stalin.

Cambiando de tema. Ayer estuve a punto de crear mi propia religión, fíjense, para tener algo en lo que creer dado los tiempos que corren. Ya saben, como un punto fijo donde mirar cuando todo a tu alrededor se ha vuelto loco. Pensé en enfocar mi doctrina hacia la teoría de que las jirafas iniciarían una revuelta en la sabana y con ayuda de los esquimales, nos salvarían a todos. Tras horas de reflexión llegué a la conclusión de que esa idea era demasiado inteligente y decidí orientar mi religión hacia el non-credere (no creer). Luego me di cuenta de que ni siquiera me valía creer en que no creo nada porque ya sería creer en algo. Al final me comí un mikolápiz y me eché a dormir.

(¿Qué? Como cualquier político yo también tengo derecho a hacer y decir una larga y contundente sarta de gilipolleces, aunque no esté hasta las cejas de dinero negro ni me limpie el culo con el sueldo de millones de personas). 

Pritt y amigos

“Mi nombre es Carlos Daniel Yauri Hincho.

Nací el 1 de abril de 2009. Tengo dos años y tres meses. Mi papá trabaja de chófer y mi mamá está estudiando cosmetología. Tengo un hermanito que siempre juega conmigo. Vivimos en casa de mis abuelos y son ellos quienes me cuidan cuando mi mamá no está. Hace poco estuve con alergia en el cuerpo y tenía unas pequeñas llaguitas. Aún no sano del todo, pero espero mejorar.

Soy un niño robusto. Me encanta quitarme los zapatos (será porque mi mamá me envía con zapatos de talla más grande). Aún no pronuncio palabras, solo señalo. Me gusta mucho jugar en la piscina de pelotas con mis amiguitos, pero soy un poco inseguro y lloro mucho cuando pienso que me voy a quedar solo”.

“Hola, mi nombre es Milenka Priscila Díaz Noa.

Nací el 20 de mayo del 2008. Tengo un añito y tres meses y ya camino. Soy la última de seis hermanitos. Mi papá y mi mamá se esfuerzan mucho para velar por nosotros. Ellos tienen que trabajar casi todo el día en la chacra.

En la Casa Cuna me siento muy contenta porque cuidan de mí, me alimentan y me enseñan muchas cosas nuevas”.

“Hola, mi nombre es Julieth Fabiola Mamani Palli.

Nací el 11/04/04. Tengo una hermana gemela y estamos muy unidas. Antes nos confundían de nombre, pero ahora somos nosotras quienes confundimos a las demás personas y eso nos hace gracia. Lo malo es que enfermo mucho de los bronquios y mi mamita se preocupa, pero sé que eso pasará pronto. Me gusta pintar y usar colores muy fuertes y vivos”.

“Hola, mi nombre es Katherine Vanessa Zapana Gamarra.

Tengo casi tres años y vivo con mi mamá y mi hermana. Soy hábil y aprendo rápido, pero no paro de moverme (parece que me pusieron cuerda). Tengo una carita muy especial y graciosa, aunque me cuesta mucho subir de peso y hace poco estuve malita de los bronquios”.

“El Ser Humano es malo por naturaleza” , decía Thomas Hobbes. Le faltó conocerlos a ellos.

GAM Tepeyac

“Los buenos te joden, los malos te joden y el resto no saben ni joder”

Se ríen, pero de nosotros. Mienten, incluso estando callados. De beneficio personal y corrupción son perfectos expertos. Hablan, callan, traman, maman. Y los ciudadanos lo sabemos.

Todo el entramado de poder que constituye el vértice de la tan de moda actualmente “pirámide alimenticia en el ámbito social y humano” es más antiguo que el primer excremento de dinosaurio (ya que va de “mierda” la cosa, me permito hacer esta comparación). Vivimos en un mundo de conspiraciones, mentiras y recelos, donde la mayor parte de lo que conocemos es solo aquello que Ellos nos dejan conocer, donde la transparencia, la honestidad y la libre circulación de derechos y libertades brillan por su ausencia, donde muchos no somos dueños de nada y unos pocos lo son de todo. Enajenación.

El problema del poder y sus doblegados va mucho más allá de partidos políticos y personajes incoherentemente repetitivos con caras idóneas para la caricaturización. Aunque valientes canallas hijos de su mismísima madre, no dejan de ser también un puñado de títeres al servicio de “los de arriba”, por mucho que parezcan no darse cuenta y se sientan orgullosamente responsables de todo lo que ocurre en un país completamente ajeno a ellos (algo por otra parte, con menos sentido y más surrealista que un mono fumando ducados).

Si bien, he de decir que el señor Mariano Rajoy (ya saben, protagonista del single: “Un, dos, tres, un pasito pa’ lante Mariano. Un, dos, tres, un derecho pa’ tras”) me ha dejado con la boca abierta y “alucinando pepinillos”. Jamás pensé que en unos meses, un mortal que dista tanto de ser un genio lograra retroceder dos siglos en el tiempo y tirar por tierra todo lo que el hombre ha ido consiguiendo a lo largo de los años a golpe de revolución, lucha, tenacidad, esfuerzo y muerte. Es ushté increíble, Marianín.

Volviendo a lo que estábamos. Otra modalidad de maleante en las sociedades actuales, más próxima quizá al sobrenombre de “los de arriba” al que he hecho mención en los primeros párrafos, es la de pez gordo de una Multinacional o Corporación (banqueros a lo Mario Conde también me valen). Posiblemente los hayan visto frecuentando todo tipo de vicios, guardando en un maletín el precio de la dignidad que nunca tuvieron y el de otras muchas, coaccionando de día y corrompiendo de noche. Se alimentan de desgracias ajenas y disfrutan violando ideales. Le harán el amor de una manera destructiva y brutal, no lo dude. [WANTED]

Así, tenemos por ejemplo a Rupert Murdoch: hombre fiel a las arrugas de Bulldog Inglés y portador de esa especial sinvergonzonería que con mucho gusto le haría tragar sin avioncito y con todas sus impurezas, nada de pasapurés. El principal accionista de News Corporation es el rostro de la manipulación de los medios, de los paraísos fiscales y de las acciones monopolísticas que canalizan los beneficios de sus negocios. Para hablarles adecuadamente de él necesitaría varios post, más templanza y menos rabia. Así que por ahora solo se lo presento como uno de los mayores hijos de la chingada que ha formado parte de la Historia. Mala persona, sucio y repugnante de tentáculos a cabeza.

Como él, muchos otros ven el mundo en forma de empresa y a las personas como meras máquinas de hacer dinero. Si de algo entienden es de sobornos y dinero fácil y si de algo carecen es de escrúpulos y conciencia.

Por eso salimos ayer a la calle; porque los ciudadanos no queremos seguir formando parte del “engranaje de una máquina destinada a enriquecer a una minoría que no sabe de nuestras necesidades”, porque creemos que es necesaria una “Revolución Ética, pues se ha puesto el dinero por encima del Ser Humano en vez de a su servicio”, porque “somos personas y no productos del mercado”.

Políticos, banqueros, empresarios… madame (cara de francés sexy con mostacho enrollado), habrá 14-L, 86-J y 2456416-MXV si es necesario. ¡Ah! Y por cierto De la Riva, te vamos a boicotear la cara sin tuna y con ganas, payaso.

Desde aquí, un besito enorme a Internet por conseguir que en el mundo virtual aún sigamos teniendo los derechos que nos corresponden.

#periodismorealya

“Las libertades de expresión e información son, en la actualidad, derechos constitucionales que aparecen específicamente previstos, reconocidos y protegidos en el artículo 20 del Texto Constitucional. Sin embargo, como cualquier otro derecho, estos tienen unas ciertas limitaciones que vienen establecidas en el artículo 18 de la Constitución: se trata de los derechos a la intimidad personal y familiar, al honor y a la propia imagen”. (‘Las libertades de expresión e información y sus límites’ Aurelia María Romero Coloma).

¿Dónde estás? ¿Dónde estás (co)razón? 

En los últimos años, muchas listas de publicaciones periódicas han hecho del escándalo y del sensacionalismo indiscreto su medio de vida. Escogen a un personaje, lo exprimen al máximo y cuando ya no puede aportar nada que satisfaga a su público hambriento de morbo, lo tiran a la basura con medio millón en cada bolsillo. No sé qué me da más pena, si la bajeza de quien vende su dignidad por un fajo de billetes o la degradación tan absoluta en que la prensa rosa está sumiendo a una profesión que debería ocuparse de salvar el mundo en vez de parodiar vidas sin sentido que sobreviven a base del chismorreo y el sensacionalismo más absurdos. ¡Periodismo real YA!

Prensa rosa en acción

En el lado opuesto al escándalo rosa, protegiendo cautelosamente su intimidad, encontramos a un gran número de personajes conocidos que no están dispuestos a airear su vida privada. ¿El precio que han de pagar por guardar silencio? Asaltos periodísticos, ataques varios y demás barbaridades de instinto animal. Si no es por las buenas, tendrá que ser por las malas. ¿Es que hemos perdido el norte? Parece que muchos periodistas han olvidado los límites que traen consigo aquellos derechos de los que tanto alardean. Vergonzoso. Un verdadero profesional de la información nunca, bajo ningún concepto, puede dañar los intereses de las personas; ni siquiera en una época como la actual, en que las barreras de lo privado no se anuncian lo suficientemente fuertes y son traspasadas con facilidad por aquellos sectores de profesionales de la información poco escrupulosos a la hora de divulgar las noticias.

Con mucha frecuencia, se han planteado verdaderos conflictos entre la vida privada, por un lado, y la amplitud informativa por otro. Aquí entramos en el polémico asunto de si estas personas que gozan de notoriedad pública pueden o no exigir el respeto a su vida privada. En realidad, cuestionarse algo así es símbolo de la majadería y necedad más absolutas pues el famoso o la famosa en cuestión ante todo y sobre todo es persona. Nadie puede negarle ni boicotearle su derecho a la intimidad, ¡nadie! La prensa debería ofrecer el mismo respeto a alguien que quiere desnudar su vida ante las cámaras de televisión, que a aquel que prefiere vestirla con cuello alto y botas de montaña. Si es no, es no. Si es sí, ¡adelante hiena hambrienta!

¡No me mires, que me estoy cambiando! 

Uno de los aspectos que han guardado siempre más relación con el derecho a la intimidad es la imagen. Todo individuo tiene derecho a que su imagen no se reproduzca de tal forma que perjudique o dañe su vida privada. Cuando estas imágenes se obtienen indebidamente, aunque no se exhiban o difundan, el ataque a la intimidad se ha consumado, puesto que se está interfiriendo arbitrariamente en la esfera privada. De nuevo parece que los personajes más conocidos tienen el derecho a su propia imagen –así como el derecho a su intimidad– disminuido o restringido, en base, precisamente, a su proyección pública o social. Aquí entra en juego, de modo inevitable, la colisión entre dos derechos fundamentales y en ocasiones contrapuestos: el derecho a la propia imagen y la libertad de información. Cuando la divulgación de la imagen obedece exclusivamente a la loable finalidad de satisfacer la exigencia pública de información, algo que ocurre constantemente, no puede afirmarse que se haya producido una intromisión ilegítima. Pero por favor, informar no es mostrar el bikini que Menganita lucía en Honolulú o el desnudo de Fulanito junto a su esposa veinte años menor. Informar tampoco es dar a conocer las estrías de la una y los kilitos de más de la otra.  Paparazzi, fotógrafos profesionales o simples aficionados…los objetivos de vuestras cámaras se merecen ser testigos de cosas mucho más trascendentes que meras carnes traicioneras y besos furtivos. Sed útiles para el mundo.

Y así como los pueblos sin dignidad son rebaños, los individuos sin ella son esclavos.

La importancia que han adquirido hoy en día los medios de comunicación social y la gran utilización de que son objeto, por su poder de difusión de las noticias, es evidente a todas luces. Estos instrumentos pueden convertirse en peligrosos según la causa o los fines a los que sirvan. El mero chismorreo, la satisfacción de la curiosidad morbosa, el sensacionalismo artero y la deformación interesada y manipuladora de la libertad de las personas, son capaces de manchar nombres y destrozar vidas; sin embargo, es difícil hacer a un hombre miserable mientras sienta que es digno de sí mismo. En otras palabras, sin dignidad no eres nadie ni nada.

 (La mayor parte de la información ha sido obtenida de ‘Las libertades de expresión e información y sus límites’ por Aurelia María Romero Coloma).

Cueces o enriqueces

Se habla de libertad de expresión e información en los medios, de objetividad y honestidad. Yo hablo de promiscuidad empresarial, silencios informativos y autocensuras. El periodismo libre, desbocado y sin frenos al que futuros profesionales de la información soñamos con dedicarnos en cuerpo y alma lleva años desaparecido. Hay quienes esperan encontrarle con vida algún día y luchan porque su espíritu no decaiga, otros simplemente agachan la cabeza y siguen en su cómoda posición de títeres manipulables. Show must go on. Sabes de lo que hablo; aquí todo el mundo lo sabe y sin embargo nadie hace nada. ¿’Falta de pruebas’? Me da la risa. ¿Vamos a seguir consintiendo que periódicos que comienzan con vocación de participación empresarial colectiva terminen traicionados por sus directivos y vendidos al capital financiero? Por favor, ¡merezcámonos ser llamados PERIODISTAS!

No hacen el periódico sus redactores, sino sus abonados.

Detrás de cada onda radiofónica, imagen televisiva o palabra impresa se articula, por desgracia, una inmensa red de intereses y beneficios económicos que oprime, impone y coacciona. Hace años que los directores de muchos medios de comunicación han claudicado de su poder de decisión en los mismos y otorgado tal responsabilidad a gerentes y directores de marketing, quienes a cambio, aseguran sus fuentes de financiación y colman al medio de promociones ‘salvavidas’. Vende tu alma al diablo. A raíz de estos trueques desequilibrados y venenosos surgen frecuentemente alianzas, aparentemente contra natura, entre las grandes empresas. Me explico: el sacrosanto principio neoliberal de la competitividad como garantía del buen quehacer profesional no se cumple en los grupos de comunicación actuales. Hay corporaciones, supuestamente competidoras, que tienen proyectos empresariales comunes; así la productora de un grupo que tiene una televisión, por ejemplo Mediapro, produce programas para otra cadena rival. También es el caso de Mediaset, que participa en diferentes televisiones supuestamente competidoras entre sí, como Telecinco, Cuatro (aunque ahora ya se han fusionado) y hasta Veo TV, de Unidad Editorial. Además hay dinero de Berlusconi (Mediaset) en El País y El Mundo, el agua y el aceite de la prensa española. Lamentable, pero cuando se trata de dinero todos parecen ser de la misma religión.

 La libertad de expresión acaba cuando aparecen   el dinero y los nombres propios.

Resulta hasta cómico, pero    reflexionen, es completamente  cierto: los medios, cuyo deber es informar, poco nos informan a todos nosotros de ellos mismos; ¿sabemos por ejemplo quiénes son los dueños de ciertas empresas de comunicación?, ¿qué bancos les prestan dinero?, ¿con qué otras empresas mantienen relaciones? Los grupos de comunicación que se  presentan como reveladores de tramas, corrupciones y verdades, pueden ser los más celosos cómplices del silencio cuando sus intereses andan en juego. Javier Ortiz contaba en 2001 cómo los medios de comunicación en Murcia silenciaron la presencia de la legionela (responsable de toda una epidemia en la ciudad) en las torres de refrigeración de El Corte Inglés. ¿Por qué? Este famoso centro comercial es uno de los principales anunciantes de España. Ocupa un lugar de honor en todos los periódicos, en todas las radios comerciales y en todas las televisiones españolas. Nadie quiere enfadarlo.

Prensa española, tiene una voz llena de dinero, ¿se lo han dicho antes? Siento rabia porque parece que solo existe un maldita línea ideológica: la de la defensa del mercado y el ocultamiento o ataque a cualquier ideología que defienda cambios en las estructuras económicas dominantes. Una vergüenza. Si a todo lo anterior, le añadimos la connivencia con el poder político como elemento distorsionador de la libre competencia entre los grupos empresariales, me pueden decir ¿qué sentido tiene ser periodista hoy en día cuando se ha traicionado la esencia misma del periodismo? Ninguno. Y sin embargo mírame. Aquí estoy estudiando periodismo, negándome a admitir que todo está perdido, preparada para defender aquello en lo que creo; sin prisas, sin miedos. Con fuerza.

‘No permitas que nadie diga que eres incapaz de hacer algo, ni si quiera yo. Si tienes un sueño, debes conservarlo. Si quieres algo, sal a buscarlo, y punto. ¿Sabes?, la gente que no logra conseguir sus sueños suele decirles a los demás que tampoco cumplirán los suyos’ (Will Smith ‘En busca de la felicidad’). La prensa necesita creer que puede cambiar.

 

Se fue de madrugada, no quiso ser de nadie.

(La mayor parte de la información está sacada de ‘Traficantes de información. La historia oculta de los grupos de comunicación españoles’ por Pascual Serrano)

Aquí os dejo una serie de páginas donde hace aparición la censura de la que vengo hablando. Lean y abran bien los ojos, es importante:

http://www.latribuna.hn/2012/03/22/periodistas-denuncian-censura-a-los-medios-venezolanos-por-presunta-contaminacion/

http://www.el-nacional.com/noticia/29649/16/Diputada-Figuera-rechaza-nueva-oleada-de-censura-a-medios-de-comunicacion.html

http://www.desarrolloweb.com/actualidad/mas-censura-control-internet-6759.html

http://ecodiario.eleconomista.es/internacional/noticias/3876930/04/12/congreso-de-ecuador-votara-polemica-ley-de-comunicacion-el-11-de-abril.html

Change right now!

Retos, límites y oportunidades profesionales del periodista en el nuevo entorno digital

Actualización inmediata de noticias. Difusión masiva de información desde prácticamente cualquier punto del planeta. Retransmisiones en directo. Contacto permanente a kilómetros de distancia. La Red 2.0 ha puesto patas arriba el mundo de la información y de la comunicación y con ello a todos los representantes de este.

Permítanme hablarles de la revolución digital, de la relación que guarda el Periodismo actual con la Red y de lo que esta última ha supuesto para la profesión.

La primera maravilla del mundo (digital)

Internet ha permitido que el sueño de muchísimas personas, no solo periodistas, se viese cumplido y eso es muy grande, amigo. El reparto equitativo del poder social así como el desarrollo espectacular de la comunicación, han sido dos de los logros que ha conseguido la Red en apenas treinta años. Grandioso, ¿verdad? Se me pone la piel de gallina. Ahora solo hemos de aprender a usarla adecuadamente para el beneficio colectivo y no de unos pocos, lo más difícil.

Aplausos desde la redacción

En los tiempos que corren, el Periodismo, desde mi punto de vista (y me resulta bastante desmoralizador decirlo) ha perdido su esencia, su carisma, su fuerza inicial. En vez usarse como megáfono del pueblo, se ha convertido en una marioneta más del sistema opresor que lo controla todo. ¿Cómo es posible que siendo los periodistas (en teoría) fieles defensores de la objetividad, haya tantísimos medios de comunicación con líneas ideológicas de sobra diferenciadas y conocidas por todos? Recojo aquí una frase sacada de Traficantes de la información (Pascual Serrano): no hacen el periódico sus redactores, sino sus abonados. Qué gran verdad. Se nos hace la boca agua cuando oímos hablar de libertad de expresión e información, de honestidad…pero no nos damos cuenta de que estas palabras han estado a un ‘tris’ de formar más parte del pasado que del presente de la comunicación, nuestro presente. ¿A quién le debemos a día de hoy la posibilidad de seguir expresando opiniones y puntos de vista sin miedo a ser intimidados por ningún tipo de institución? Nuestro héroe se llama Internet.

Malas lenguas no merecen besos

Siento aguarles este momento de entusiasmo desmedido (o por lo menos así debería ser), porque al igual que la vida no es de color de rosa, la Red tampoco. Lea con atención, es importante: una de las principales ventajas que nos ofrece Internet es su interactividad, es decir, la posibilidad de que sus usuarios sean al mismo tiempo receptores y emisores de información. El control de todo lo que se difunde escapa de este modo al ‘Ojo de Sauron’ de las grandes instituciones y noticias que, desde un punto de vista maquiavélico, nunca deberían haber salido a luz, han visto el sol entero. ¿Problema? La información falseada, los rumores infundados y demás sanguijuelas de la comunicación se propagan en Internet más rápido que la pólvora, y ya es decir. El periodista se enfrenta por tanto a la difícil y necesaria tarea del contraste de datos con el propósito de garantizar la veracidad de la información que difunda (preciosa teoría; una lástima que no siempre sea así).

La interactividad de la Red también tiene otra cara que fuerza al periodista a reafirmar su identidad como profesional de la información: todo el mundo con acceso a Internet puede contar historias. ¿Entiende por dónde voy? De aquí precisamente nace la frase que parece estar tan de moda actualmente: ‘hoy en día cualquiera puede ser periodista’. Mentira. Pero déjenme reflexionar sobre ese tema más adelante.

Coger prestado sin permiso

El plagio. Al ser Internet una red de dominio público, el famoso ‘copia y pega’ es algo muy extendido entre sus usuarios. Se reproducen textos (muchos de ellos protegidos con derechos de autor) para trabajos personales sin apenas modificación y por supuesto dejando al verdadero autor bien oculto entre los millones de páginas Web que existen. ¿Es esto justo? Apropiarse de algo que no nos pertenece, a cualquier escala, es robar. Y robar es un delito. Por favor, periodistas, fruteros, abogados o estudiantes…citemos. No nos cuesta nada y así no tiramos por la borda el trabajo que han realizado los demás.

‘Mi libertad acaba donde empieza la del otro’

Límites. Niños, jóvenes, adultos, ancianos, todos los tenemos. La Red también. Uno de ellos es la accesibilidad, que no siempre está garantizada; el otro, los conocimientos básicos de informática que ha de tener todo aquel que quiera moverse por este mundillo (esté usted tranquilo, poca cosa, se lo digo yo). El periodista encuentra más límites, ya al margen de los ‘digitales’, en cuatro derechos que amparan al ciudadano del país democrático. Estos vienen recogidos en el Artículo 20 de la Constitución y son: el derecho a la intimidad, al honor, a la propia imagen y a la protección de la juventud y de la infancia.

Abre tu mente. Open your mind. Ouvre ton esprit.

Juan Luis Sánchez, co-director de Periodismo Humano hasta enero de este año y subdirector de eldiario.es (proyecto que estará en la red antes de verano), comenzó su carrera de informador digital con la creación de un blog compartido. Como él, muchos otros profesionales encuentran en esta herramienta la mejor forma de reafirmar su personalidad así como de difundir aquello que en los grandes medios no tiene cabida (información que compromete a los gigantes de la financiación, noticias que directamente no son publicadas por su aparente falta de interés, etc.).

‘Todo esto podéis hacerlo vosotros’ (Juan Luis Sánchez dirigiéndose a un grupo de estudiantes de Periodismo). Para el andaluz, Internet es una puerta abierta a la creación de nuevos medios de comunicación. Pero medios que podemos poner en marcha usted y yo. Ahora. De hecho, Periodismo Humano surgió así, bajo esta filosofía. Y no es ninguna mindunga. ¿Conoce la historia del 15M y PH? Pues verá, este periódico digital fue el único medio que informó del movimiento 15M desde el primer minuto, cuando ningún gigante generalista prestaba demasiada atención. Las dimensiones tan espectaculares que acabó adquiriendo en cuestión de días la movilización, obligaron a los grandes medios a hacerse eco de lo que estaba ocurriendo en España. Y lo que empezó siendo considerado una ‘bobada de perroflautas’ acabó provocando sublevaciones en todo el mundo. Ya ven, Internet nos da poder a todos; un poder que nos permite hasta forzar las agendas de los grandes medios, un poder que asusta a los gigantes y a sus guardaespaldas políticos y económicos, mejor dicho, les aterra. Y yo que me río.

‘Papá, iPad’

Lo digital no es el futuro, es el presente. Y nos tiene que entrar en la mollera a todos. Cada vez hay más lectores en red por aquello de la comodidad y gratuidad y esto hace que Internet se esté convirtiendo en el medio de información más demandado actualmente. Y las demandas necesitan ser cubiertas, nos debemos a nuestro público. Prensa escrita… ¡hasta más ver! (de veras que lo siento).   

#nosincarrera

En última estancia me gustaría reflexionar brevemente sobre el tema: ‘cualquiera puede ser periodista’ que he dejado antes en vilo y me corroe las entrañas. Con la aparición de Internet parece que la tendencia a pensar de este modo ha ido in crescendo. Una pena. En mi opinión, los que se muestran de acuerdo con esta afirmación no llegan a comprender el papel tan importante que el periodista desempeña en la sociedad, el pilar tan básico y fundamental que es para ella. Y por supuesto, subestiman sobremanera el poder que tiene. Todo esto no sería tan grave si no fuera porque estamos llegando a un punto en que  periodistas y futuros periodistas opinan de manera similar. ¿En qué lugar queda entonces la formación universitaria? Por lo menos en la mente de todos aquellos que emiten ese juicio, a mi parecer tan erróneo, ocupa un lugar pésimo, insustancial. Y creo que la sociedad en su conjunto tiene la culpa. Como expone en uno de sus artículos María Isabel Fernández, profesora de la Facultad de Ciencias de la Información en la Universidad Complutense de Madrid: ‘La responsabilidad profesional va ligada a las demandas del público, un público que prefiere las telenovelas lacrimógenas y los concursos más elementales a los informativos y documentales que le colocan en la cruda realidad del entorno. Ante esta situación hay dos opciones: educar a los profesionales y educar a los públicos. Lo segundo sería más eficiente, porque el producto periodístico, como cualquier otro, siempre está en función de la demanda. Sin embargo, ello parece difícil sin la participación de los medios, pues, no en vano, son los únicos educadores de parte de ese público. Resulta, entonces, que los periodistas podemos hacer algo por romper este círculo vicioso. No se trata de crear unos medios ideales, tan austeros y objetivos que nadie soporte y hundan el negocio de la prensa. Se trata de mejorar lo que tenemos, poco a poco, porque lo divertido y lo serio no son incompatibles, como tampoco lo son la información y el respeto a las personas… Pero esto que parece tan elemental ha de ser enseñado, porque es muy fácil pasar de la pura información a lo tendencioso, de la noticia al insulto…’ Y para poner punto y final, déjenme complementar sus palabras con las de James Reston, periodista del New York Times: “El futuro de la información depende de comunicar inteligentemente lo que está ocurriendo en el mundo. El mundo cada vez es más complicado. No se puede comunicar meramente la verdad literal. Hay que explicarla”

Pensar. Un periodista tiene que saber pensar.